mayo 10, 2007

Todos somos poetas. Entonces, hagamos poesía.

Año 89, yo acababa de escribir un ensayo sobre la verdad objetiva. Porfín había demostrado logicamente, que la derecha "valía callampa". Era un poco más elegante la conclusión, pero en el fondo era eso. El asunto es que caminaba por los patios de la antigua escuela de artes y oficios de la Universidad de Santiago, y vi una hoja de fotocopia pegada en un muro que decía "La verdad no Existe. Charla del Profesor Humberto Maturana" Además la fecha, hora y lugar.

Fui, con el propósito de demostrarle a ese señor que estaba equivocado. Salí de esa conferencia anonadado. En rigor eso es poco, me sentía inundado, bellamente inundado. De ahí en adelante, seguí sus publicaciones y charlas, como si él fuese un club de futbol y yo un barra brava (los terminos medios no han sido un factor por el cual yo me distinga :p). Partí donde el presidente del centro de alumnos de la época, y le propuse que organizaramos un seminario con varios personajes en voga, entre los cuales estaba el profesor Maturana. Un truco de la ocasión fue hacer una once previa con los panelistas de cada jornada, así yo podía extender cada minuto, pues sentía profundamente que a mi costado había un ser extra-ordinario. Y ese seminario lo organizamos 3 años seguido. Cada año partía a su laboratorio para invitarlo nuevamente. Aceptó todas las veces, afortudamanente, él se dió a su hinchada ;)

Bueno, hecha la intro, acá plasmo un texto de su autoría que me acompaña, como inspiración, donde quiera que vaya:

"El acto poético es un acto transformador del mundo.
El poeta ve donde otros no ven. Ve lo que está allí, invisible tal vez por lo cotidiano; oculto porque oculta un misterio. El poeta toma lo aparente y lo transforma, lo lleva a otro ámbito y lo hace visible. El poeta expresa el presente silencioso, ese que se deja pasar porque no nos habla de una presencia ineludible.
Hay muchas clases de poetas. A veces el cambio de mundo que el acto poético evoca consiste en conservar algo que se había desvanecido en un olvido indeseado. Vivir la vida cotidiana en la belleza y armonía de un vivir que hace sentido en medio de un mundo que parece duro, ajeno y feo es un acto poético. Todos somos primariamente poetas. Como niños creamos nuestro mundo desde la nada. Como adultos modulamos los mundos de otros. Lo que nos ocurre es que frecuentemente no sabemos que somos poetas, seres que transforman el mundo con solo pensarlo y nos olvidamos de la belleza, del amar, del otro que nos acoge, de la otra que nos ilumina y nos sumergimos en el ocultamiento de la belleza, de la amistad, del amor creyendo que debemos luchar y no colaborar, competir y no crear entre todos un mundo deseable como el acto poético más fundamental.
¡Sí! todos somos poetas. Aprovechemos este curioso remanso en el fluir oscuro del desencanto, de la apatía, del cansancio que esta invitación abre. ¡Sí! todos somos poetas. Hagamos visible la belleza amorosa que nos constituye como seres humanos. Humberto Maturana"
¿Qué puedo decir después de que habla el maestro? Nada ... mmm ... sí, sí puedo decir algo: "muchas gracias maestro".Hagamos poesía.
Caminante no hay camino

2 comentarios:

Catalina dijo...

De otra encantada por él, no te puedo decir nada más que...
¡¡Lindo!!
y gracias, me hacia falta Maturana hoy dia

Cristián Gómez dijo...

;)

just in time