mayo 23, 2007

Por los rizos del Pacífico

.- ¡Hey capitán! ¡Tantas lunas! ¿Cómo va?

.- Encallé navegando por oscuras aguas del destino. Ahora me echo a la mar nuevamente.

.- ¿Y hacia dónde se dirige?

.- ¡¿Quien puede saberlo buen marinero?! Y usted,
afírmese bien, pero no tanto que Uno se agarrota. Navegue navegue le sugiero y abra bien sus ojos buen grumete.

.- Recordaré este momento querido capitán.

.- Navegue mi buen lobo marino. El sol está radiante y el mar bravío, es un lindo día para morir.


.- Comprendo lo que me quiere decir, gracias capitán ¿Puedo decirle algo yo a usted?

.- Claro, adelante.

.- Me conmueve. Seguramente los ajustes a su embarcación le llevarán por mejores oleajes esta vez. ¿Que le parece si nos vamos ahora por esos rizos encabritados, como si fuésemos parte del viento que abraza al Pacífico?.

.-
¡Buena, vamos! ................................ mmm ... Hey Grumete!

.- Dígame capitán.

.- Suerte para usted también mi nuevo amigo.


2 comentarios:

umatana dijo...

oiga capitan
se le coló una polizona
la tiramos por la borda
o la colgamos como mascarón de proa?

;)

Cristián Gómez dijo...

jajaj

bonita
:p

... tiene su que como para mascarón digamos ... asi tiramos pinta digo yo, mientras escoramos aventura adentro ;)

afirmese afirmese!