abril 19, 2007

Abrí los ojos

Abrí los ojos, y otra vez estoy sólo ... las expectativas me agotan, también los engaños y engañitos ... aún no aprendo a lidiar con todo eso :( me descoloco* y también me decepciono ... un sentimiento leve, como una pequeña brisa que se sostiene media tarde ... pero ocurre aún ... esa expectativa ("aún") tb me agota ... cuanta arrogancia aún :P ... jejejeje

mmm :(

Acá un video que hice meses atrás, tomando plena conciencia de mi, a meses de mi divorcio. Momento de decisiones relevantes, transformadoras.

http://www.youtube.com/watch?v=iS_alu8cPbw

Novedades en el frente?

mmm ... abrí los ojos ... y ya he cambiado casi toda el pelaje ... mi sensación entonces fue que en China quedó poco más de la mitad de mi alma, a Chile llegué apenas con un pequeño trozo ... sobre éste tiré nuevas semillas ... ahora, con los ojos abiertos, veo muchos brotes nuevos creciendo vigorosamente, abriendo mundos. Tb veo que otros se negaron a crecer. No va por ahí la cosa !

Sin conclusiones, sin expectativas, esa es la gran lección ... sólo el deseo de conservar mi bienestar, para poder brindar lo mejor de mi.

* Un dilema:

Si mi pequeña sobrina (u otro niño) corre hacia un roquerío, no tendría ninguna duda en detenerlo. Si uno de mis perros sale a la calle, tampoco vacilaría ni medio segundo en detenerlo(ya atropellaron a Gerónimo una vez). La pregunta es:

¿Qué haces si ves que a una persona apreciada, su ceguera la lleva en una dirección, de la cual tienes el juicio que en el fondo de su corazón, no quiere querer (esa dirección), pero su ego le "ordena avanzar" sin escuchar?

Parece que lo mejor sería invitar a la reflexión ...

2 comentarios:

c. dijo...

mi amigo,
me complicó harto esta frase:
"que no quiere querer"
¿Como se puede no querer querer?

Cristián Gómez dijo...

buena pregunta C.

quiero seguir queriendo lo que ahora quiero?

Es una pregunta que no nos hacemos siempre ... a veces basta hacernos la pregunta (y mirar sus consecuencias en algún ámbito específico de la vida) para darnos cuenta que hemos conservado algo que no queríamos querer.

Luego de eso, viene un aprendizaje de nuevos quereres.

Un ejemplo dramático de esto: las drogas. El nuevo querer podría ser la salud y la relación que se va perdiendo con uno y los seres queridos. Este querer se ve enfrentado al antiguo querer, hay una tensión en buena etapa del proceso de desintoxicación y de sanación y liberación de la dependencia (deseo de estar drogado).

Que quiero más, mi integridad y salud o el placer momentaneo de la droga?

me explico?

saluditos
CG